Chuquicamata

Publié le par Nathan Jaccard

A media hora de Calama, el centro de extracción de Chuquicamata, o Chuqui como el muñeco, es la mina de cobre a cielo abierto más grande del mundo. El centro de la riqueza chilena, gotas de metal arrebatadas a las entrañas de la tierra.

 

Hasta hace media década Chuqui era un pujante pueblo donde residían los empleados de Codelco, la estatal minera, del ruso de base al Ingeniero gringo (De ahí las putas en Calama…). Cines, estadio, piscina, iglesias de todas las confesiones y clubes marcaban la vida social de Chuqui, como en un pueblito Disney liado con alambre de cobre.

 

Para vender mejor su metal, Codelco decidió conquistar el sello ISO nosecuanto, que contempla, ecología obliga, la prohibición de viviendas en un perímetro de 10 kilómetros alrededor de la zona de extracción.

 

El pueblo, siguiendo estrictos planes, se desangra poco a poco. La idea es que mitad 2007 toda la nomina de Codelco sea reinstalada en flamantes barrios de Calama.

 

La mina

Hoy en día solo 10% de la población reside aun en Chuqui. Filas de casas gemelas, modelo básico de vivienda obrera, se esconden tras un letrero 'Advertencia destrucción próxima' y placas de latón que ciegan las ventanas. Desolados parques infantiles aguardan algún culito de guagua (bebe) que desempolve el rodadero. Chuqui tiene un guayabo tenaz, pueblo fantasma. Ni los perros han quedado.

 

Se planea que el pueblo desaparecerá paulatinamente bajo los desechos de la mina. Montanas de polvo gris verdoso aguardan la orden para abalanzarse sobre  las calles vacías, los restaurantes sin menús y las tiendas solitarias.

 

Codelco, desde el antiguo refectorio de la Anaconda Mining Co, empresa gringa pionera en la extracción, organiza un tour (gratis!) al epicentro de la región: la mina. 'Casco, mangas largas y zapatos cerrados, sino no pueden bajar del bus', son las únicas consignas de la guía. 

 

El pozo, la mina, inmensa huella digital de 4 kilómetros de largo, 3 de ancho y 900 metros de hondo. Anfiteatro de gigantes, profusión de caminos concéntricos donde volquetones amarillos mueven pausadamente sus ruedas de tres metros para llevar más de 300 toneladas de material a las fabricas. El distrito norte de Codelco, que abarca Chuqi y un par de minas vecinas, produce cada año 600 000  toneladas de cobre, 43% de la producción nacional, 17% de las remesas de exportación. Un dineral. Por ley, 10% va directamente a los bolsillos de los milicos.

 

Publié dans CHILE

Commenter cet article

julian 05/03/2007 04:13

que lugar tan impresionante, como dice, un meteorito de consumo e industrialización ha caído en medio de la naturaleza. Con el odio entre clases, el maltrato del proletario y todo el cuento.