Santiago de Chile

Publié le par Nathan Jaccard

Inmensa urbe de más de cinco millones de habitantes (concentra un tercio de los chilenos), Santiago, abanico de concreto y smog que se abre al pie de los más elevados picos del continente. Ciudad desesperadamente rodeada de montañas azules, caldero de contaminación, densa niebla de CO2 que obliga la clausura de colegios de cuando en cuando.

Algunos islotes preservados emergen de ese mar de autopistas y rascacielos, los cerros Santa Lucía y San Cristóbal, refrescantes parques, miradores al alma de Santiago.

 

No hay que ser peruano para decir que Santiago no es la ciudad más bella del mundo, eso no es ningún secreto. Terremotos, inmobiliarias hambrientas y el neoliberalismo triunfante han ido borrando los rasgos

Vista cerro San Cristobal

coloniales de la capital araucana. Hoy en día lánguidos edificios de vidrio invaden el centro de la ciudad, Sanhattan para los conocedores. Algunos sectores preservan una arquitectura republicana, inmuebles grises hausamnianos, grandes moles construidas para el centenario de la Patria (1909) como la Biblioteca Nacional , el Museo de Bellas Artes o la Estación Mapocho , fuertemente inspirados en modelos parisinos, vidrio, metal y piedra pulida. Se mezclan con edificaciones góticas y art déco de los años treinta, humilde guerrilla patrimonial mordisqueada por flamantes torres de oficinas.

 

Lo que no tiene Santiago en hermosura lo ofrece en amabilidad. Ciudad segura, donde se camine sin temor en las horas más oscuras, de largos paseos peatonales como la calle Ahumada, cita de miles de Santiagueños, shopin y terrazas, sinnúmero de espacios verdes, parches refrescantes para guarecerse del caluroso clima. Santiago invita a caminar, a instalarse en alguna mesa de bar a tomar Cristal, ciudad desarrollada, con el mejor de los metros del continente, autopistas subterráneas y espectaculares puentes, maraña de tráfico veloz, pero latina de corazón, su cuentachistes de plaza de armas, la salsoteca y las frutas callejeras.

 

 

Highlights:

 

Casa de la Moneda : Sobria construcción blanca que ocupa una manzana entera, sede del poder presidencial. Arquitectura neoclásica que muchos recuerdan humeante, bombardeada por dos cazas de las Fuerzas Aéreas de Chile, un cierto 11 de septiembre del 73.

En la plaza que frentea el edificio, estatuas de próceres y hpolíticos chilenos. La cara serena de Allende domina una de las esquina. “No sabes lo que costó poner eso” sentencia Raúl Sohr, mi anfitrión en Santiago.

 

Villa Grimaldi: Antiguo sitio de detención, tortura y exterminio de izquierdistas de la mano de la DINA fuerzas secretas de choque del Tata Pinochet. Unos 4500 disidentes habrían probado las hospitalidad de esta villa cinco estrellas, incluyendo la propia Bachelet, piscina (imagínense lo que hacían), electricidad las 24 horas, gimnasio y actividades todo el día…acá nadie se aburría!  300 nunca volvieron. Hoy en día, Villa Grimaldi no es nada…lote vacío donde un parque-memorial por la paz está en construcción. Obviamente los milicos arrasaron todo antes de entregar el poder. Igual, la nada grita siniestramente.

 

Estadio Nacional: Otro sitio de siniestra memoria, campo de concentración de opositores al Mariscal Pinochet (comparte el título, que se auto otorgó, con el Libertador San Martín, que humilde) en los primeros meses de la dictadura. Pero no vine a eso, the show must go on. Fútbol! Estadio ovalado de un solo piso, grande y medio destartalado. Lugar donde el Tigre Castillo hace un gol de chilenita (en Chile pooo ueon!) después de un centrazo de Angel. Partido entre la U de Chile y Antofagasta, con Los De Abajo, la barra brava local. Unas 10 000 personas asisten a un encuentro con altibajos, en el que la U gana con tanto del Matador Salas. Sí, todavía juega, y es un crack. La U clasifica a los playoffs, euforia de cantos, bengalas, humo azul y rojo, saltos…

 

El león, el león, el león es mi pasión

 

Da amerikan way of life: Santiago es sin duda la ciudad más agringada del continente. Una constelación de Maconals, Bugakin y Kfcs plagan las calles. Lo peor de todo, es que es la comida más barata, en franca competencia con los menús del día. Lsa marcas de tenis son sorpresivamente económicas, desde unos 15 000 chilenos, signo que acá el capitalismo va a todo vapor. El cine se ve en algún Hoyts, cadena gringa de entretenimiento, múltiplex de 2 salas dominando los distritos de la ciudad. Y los malls, meteoritos comerciales, monstruos de vidrio y concreto que absorben masas de incautos adolescentes, ración diaria de marketin’.

 

Café con piernas: Concepto ingenioso que se compone de dos elementos: lindas señoritas que atienden con tacones y mini falda (bueno eso no es tan original) y  barra reducida a su mínima expresión, destapando las patas de dichas señoritas. Multitud de viejitos se congregan para charlar con ellas y echar ojo discretamente.

 

SHAKIRA: Paseando por las inmediaciones de la Moneda. Grandes tanquetas aguacate, carabineros armados hasta los dientes, hombres de negro ladrando en algún radio. Al fín, los chilenos moviendose el culo. Jóvenes, muy jóvenes gritando, cantando, mezclados a los pacos antimotines. Un motín? Una rebelión? Sediciosos atacando la presidenta? Que va!

 

De la multitud de micrófonos se alza una frondosa cabellera peli teñida. La Princesa de Colombia, la Shaki Mebarak , saludito al público que chilla con estridencia. Ya, el convoy se fue, la rubia se deslizó en una camioneta negra último modelo que se aleja a todo taco.

ME EMBORRACHE Y PERDI UN CD DE FOTOS, SANTIAGO Y VALPO, ESTABAN REGIAS POR LO QUE ME ROBE ALGUNAS PA ILUSTRAR

 

 

Publié dans CHILE

Commenter cet article