San Pedro de Atacama

Publié le par Nathan Jaccard

Pueblito perdido en medio del desierto, hoy en día principal destino turístico del norte de Chile, invadido por yumas del mundo entero y locales de todo el país que viene a agarrar unos pesitos.

 

Por su condición, San Pedro ofrece una multitud de actividades recreativas, bici, sand board, cabalgatas, aguas termales, casas 'tradicionales' de adobe blanco y restaurantes 'típicos' donde algún chilenazo de pelo largo toca canciones de Atahualpa Yupanqui y Víctor Jara al calor de la infaltable fogata. Pueblo de Saturday night fever diaria, rebaños de blanquinosos y tours todo incluido. Igual, el desierto es lo suficientemente grande para todos.

 

El Valle de la Luna

El Atacama, gigante de polvo y piedra, la zona más árida del mundo, belleza eterna. A cuarenta minutos en una bici todo terreno bajo un sol de negro se encuentra el Valle de la Luna. El parque natural, administrado por los últimos indígenas de la región, regala una visión demente. Pequeña cordillera ausente

Atacama y los Andes, el volcan Licambur

de plantas y animales, pareciera como si algún espíritu malicioso hubiera arrancado la corteza en tiempos inmemoriales, dejando la tierra desnuda, arena gris, rosada, blanca, pura y estéril. Machacado por el sol zenital, el Valle entero flota, envuelto en un silencio tan espeso que se puede palpar. Aquí no hay hojas murmurando, troncos quejándose o pajaritos alegres. Nada, el viento golpea, mutismo absorbente, mente abstracta esperando el atardecer, evento en el que al fin converge un poco la vida: cientos de turistas, coloridos y bulliciosos que vienen a sacar fotos de esos beautifull colores del desierto en el ocaso.

Yumas en la duna, viniendo pal ocaso

 

Publié dans CHILE

Commenter cet article