El Fin del Mundo

Publié le par Nathan Jaccard

Ushuaia, el principio del Fin del Mundo, ‘hace frío y estoy lejos de casa’, mucho frío, muy lejos. Ciudad más austral del globo, a unos 5 mil kms de Bogotá, ahora empiezo el retorno, rumbo al norte.

Ushuaia, accidentada ciudad de coquetas casas de latón, antiguo presidio, la ‘siberia argentina’, a la que el turista viene principalmente por su posición geográfica…solo 4000 kms del polo sur. Gracias a Dios no es feo, imponentes montañas blancas, a pesar de la primavera avanzada ya, rodean la ciudad, el grisáceo canal del Beagle, enorme brazo de mar, baña un puerto turístico, excursión a alguna isla de los Pingüinos o Tour por los faros de Tierra de Fuego.

Próximo a Ushuaia, el Parque Nacional de Tierra de Fuego, una joyita de pureza, preservada de los voraces dientes de las madereras chinas. Estirados lagos transparentes reflejan inmaculadas cordilleras, frondosos bosques de pino, lenga y ñire, flora sub-antártica que protege cóndor, unos patos negruscos y uno que otro conejo. Los Andes, agonizando en algún helado mar del confín de las Américas, ofrecen una naturaleza serena, tranquila, apacible, un aire tan puro que quema la contaminada traquea urbana. Parque Nacional organizado, limpio con campings, mapas y senderos por los que vagan familias y un par de turistas.

Parque Nacional de Tierra de Fuegouego

Ushuaia, Fin del Mundo. Eslogan que se encuentra en cuanta camiseta, gorra o taza de mate de las tiendas de souvenirs local. El lugar en si es bastante desolado y solitario, pero como cualquier ciudad del sur de la Argentina barrida por los vientos. La sensación que ‘más allá no hay nada’ viene sobretodo del clima, un dolor de cabeza que en un par de horas pasa de sol radiante, a nieve, sol, neblina, lluvia, aguanieve, granizo…sol. Una locura, más raro que un perro verde. La única constante es el frío, “acá somos todos pingüinos” dice entre risas Doña Marta, la abuelita chilota (de Chiloé) que maneja el hostal. El transporte también es complicado ya que: a) Ushuaia queda en una isla sin puente para el continente b) Ushuaia queda al final de la carretera c) Hay que atravesar Chile para llegar a Ushuaia. Esto se traduce por largas horas de bus en carreteras despotricadas, interminables esperas por el ferry que atraviesa el mítico canal de Magallanes y sobretodo, pasar dos veces la frontera (1 h de trámites cada vez). Tortuoso calvario que se repite a la devuelta, Ushuaia es vía sin salida.

 

Y bueno, es el precio para llegar hasta Tierra de Fuego, la última vértebra del continente, lugar que recorríamos con el índice en algún viejo manual de geografía (bueno mi infancia fue un poco ñoño, y que). Temblaban los ojos al evocar a Magallanes, la Bahía Inútil, el Seno de la Ultima Esperanza, el Golfo de las Penas, regiones remotas, tristes y solitarias. La verdad, hoy hay más yuma que en Cartagena…

Canal del Beagle

Publié dans ARGENTINA

Commenter cet article