Iguazú y la Triple Frontera

Publié le par Nathan Jaccard

Ultimo destino brasileiro, un poco de saudade: Foz do Iguazú, pequeña ciudad con su lote de inmigrantes (chinos, libaneses), su mezquita, amplias y tranquilas calles que respiran cierta prosperidad. Foz toca a Argentina y Paraguay, la triple frontera, aduanas corrompidas, contrabando en masa, la CIA buscando rastros de Al Qaeda, miles de dolares corriendo diariamente.

 

Ciudad del Este es la primera ciudad de Paraguay. Prima mayor de Maicao, en sus calles despotricadas venden todo tipo de electrodomésticos, perfumes, ropa de marca, cigarrillos. Pasando el Puente de la Amistad, que solda Brasil y Paraguay, el tercer mundo viene a zancadas, olor de carne por la ciudad, música, regueton es mas, full vatio, basura descomponiéndose en una esquina…

 

Puerto Iguazú, entrada a tierra gaucha. Evidentemente hay huecos en las calles, andenes semidestruidos pero no es la misma pobreza que en Paraguay, es una ciudad popular. Ese domingo, decenas de hombres apeñuscados delante de una pantalla de media pulgada. En directo: River-Boca, súper clásico del fútbol argentino. La pasión enfermiza azota, algunos, histéricos, se van tirando las butacas y golpeando los muros mientras los otros cantan y bailan jocosamente. Al final, River 3 Boca 1, la pequeña ciudad de provincia, perdida a miles de Km. de Buenos Aires, celebra con todo. Los hinchas invaden las calles en motoneta, carro, bicicleta, pitando, ondeando banderas, chiflando, insultando a los bosteros.

 

‘Es para vos, es para vos, bostero puto la madre que te parió’

 

Brasil, clase alta; Argentina media; Paraguay, estrato 1.

IGUAZU

 

Más allá de la triple frontera el sitio es antes que nada la cuna de una de las maravillas del mundo, las cataratas de Iguazú. La visita se divide en dos: lado brasilero, vista panorámica, argentino, donde la proximidad a la potencia natural eriza los pelos.

 

La leyenda cuenta que los indios guaranis pagaban un tributa a M’Boi, dios-serpiente de las aguas, ofreciéndole las mas bellas vírgenes de la tribu. Taroba, guerrero apasionado, secuestro a Naipe, una de las doncellas prometida al dios acuático. Furioso, M’Boi sacudió el río Iguazú con todas sus fuerzas, cercando a los dos fugitivos con una inmensa catarata.

 

El espectáculo de Iguazú irriga todos los sentidos. Desde lejos, el estruendo de los litros y litros cayendo estrepitosamente como una cabalgata desbocada rompen el silencio de la selva. El agua arequipe del Iguazú se parte en mil pedazos, milimétricas gotas se cuelgan al aire, una húmeda neblina abraza la vista, atravesada por decenas de pequeños arco iris. El eterno movimiento de las cataratas hipnotiza, abstrae la mente, la limpia de toda preocupación como una ducha fría.

Publié dans BRASIL

Commenter cet article

Leti Ferreira 28/08/2008 04:31

Es una lastima que solo un dia estuviste por asunción! porque lo que describis no llegan a los talones de lo que es ASUNCION... Como comentarista te moris de HAMBRE... pesima tu critica te dire... deberias conocer mas una ciudad para poder critir y describirlas!!

Daniel Salamanca 28/10/2006 18:25

Cabalgata desbocada...
Gotas milimétricas...
El agua arequipe...

Qué suerte tenés Matias.
No sabés que suerte tenés.

Un saludo.
Ya sabés de quien