RIO DE JANEIRO!!!!!

Publié le par Nathan Jaccard

La Cidade Maravilhosa, lugar único, inimitable, cuna de clichés, escenario de película. Hace unos meses decía ‘Antes de tomarme una foto en el Corcovado no podre decir que estuve en Brasil’. Y bien, el día que subí, estaba lloviendo, hacia frío y la vista medio tapada. Igual, ya! Conozco Brasil, y allá la gente también usa bufanda, chaqueta y saco como un cachaco del montón. No bailan samba todo el día. Y las garotas, efectivamente, tienen bundas increíbles.

 

 

Río, más que una ciudad, es un paisaje. La capital fluminense se alza sobre la inmensa bahía del Guanabara, que los exploradores portugueses confundieron con un río, un mes de enero(janeiro) por allá en 1502. Las aguas del Atlántico mueren silenciosamente en decenas de pequeñas ensenadas que acordonan Río de Janeiro. Con la explosión demográfica y la llegada de los pobres nordestitos, la ciudad se fue expandiendo. La zona sul, clase media altísima, llega hasta el mar abierto y poco a poco invade playas que hace 25 años eran paraísos. La zona norte alberga el puerto, las industrias y los barrios obreros. Para completar la postal, el territorio carioca parece haber sido bombardeado en tiempos prehistóricos por gigantescas rocas de centenares de metros de alto, los morros. Estas abruptas colinas se levantan en medio de la ciudad, zonas ariscas, pobladas de espesos bosques de Mata Atlántica y favelas. Un complicado sistema de túneles y puentes conecta los distintos barrios.

 

Río de Janeiro: donde ponga sus ojos-PLAYA yo MONTANA yo BOSQUE…Nada mal!

 

 

BARRIOS

 

 

Urca: Pequeño barrio de casas, edificios medianos, apretado entre la bahía y el Pan de Azúcar. Puertito de pesca, playitas (contaminadas), placitas hacen de este lugar un resguardo de tranquilidad

 

Flamengo: Barrio de grandes y clásicos edificios residenciales, bordeados por la bahía, su playa (contaminada) y un inmenso parque litoral, el Aterro do Flamenco, donde los vecinos vienen a trotar, hacer flexiones y moldear ese cuerpo para el verano.

 

Lapa: Barrio fiestero y bohemio de Río. Bajo los arcos grandes de Lapa, antiguo acueducto que parte el vecindario, la multitud se reúne a bailar en las calles, deambular de bar en bar o comerse una pizza en la luz gris de las 6:30 AM. Acoge además a Selaron, artista chileno enamorado de Río, que cual Gaudi Brasilero, ha ido colonizando una larga escalera con azulejos verde amarelos.

Santa Teresa: Barrio de enormes casas que se esparce sobre una frondosa montaña. ‘El Montmartre de Río’ según el guía, Tatiana. Para mi el ‘Bosque Izquierdo’ de la ciudad. Un antiguo bondinho (tranvía) amarillo, del que cuelgan ruidosos meninos, escala las calles de Santa Teresa, llevando en un eterno traqueteo a propios y extraños por encantadoras placitas, barcitos esquineros y sobrecogedores balcones panorámicos.

 

Centro: Como su nombre lo indica, dowtown, lugar donde ajetreados hombres de negocios zigzaguean entre le comercio de dvds piratas y chcucherias de contrabando. Inmensos edificios de oficinas rodean el par de cuadras del antiguo Río. Casas pastel, del siglo 19, vomitan todo tipo de checheres chinos, pelucas de carnaval, telas coloridas sobre las repletas calles peatonales.

 

Copacabana: Epicentro turístico de la ciudad. Hoteles de toda categoría se concentran en esta zona de grandes edificios de concreto, una de las mas feas de Río según los cariocas. No esta tan mal, con su mítica playa, donde el mar abierto golpea con fuerza la arena clara. Canchas de volley, fútbol y spots de surf surgen a lo largo del litoral.

 

Un tipo en el aire, haciendo capoeira sobre la praia

 

Ipanema, Leblon: Barrio de clase alta carioca, lo que quiere decir estilo, savoir vivre, lujo y cierta tendencia al show. Rodeado de montañas, cercado por el mar y una laguna, con inmensas jardines públicos, parece que el mismísimo Diablo hubiera bendecido el lugar. A la sombra de contemporáneas edificios, tiendas Gucci, LV o Cartier se pelean una selecta clientela, que compra millonarios accesorios a un centenar de metros de Rosinha, la favela mas grande de Sur América: Río de Janeiro! En la playa, un poco más intima que Copacabana, las más bellas cariocas se broncean alrededor del Ponto Nove, ‘Garota de Ipanema’. Al parecer en los meses de verano las pasarelas de Milán, Paris y NY se prolongan sobre la arena blanca, un halo de silicona  se mezcla con los escupitajos del agitado Atlántico. Me toco lluvioso y entre semana, así que más no puede decir…

 

Barra da Tijuca: Barrio alejado del centro (1h30) que bordea una kilométrica playa, absorbida por la ciudad hace un par de décadas. Conjuntos cerrados, residencias y shopings se mezclan en un particular ‘American way of life’ brasilero.

 

Niteroi: Arrabal de clase media carioca, pero como Río es Río, los ‘banlieusards’ no cogen RER cochino y deprimente. Se montan en un ferry que surca la magnifica bahía de Guanabara, abrazando gran parte de la ciudad. Igual, suburbio es suburbio y el niteroiense es como su primo parisino. Sale del trabajo, apurado. Corre a pelear un asiento en el barco, malhumorado. Lee periódico, escucha I pod, indiferente. Vuelve a apretar el paso para cachar el bus, impaciente.

 

 

 

 

High lights

 

 

Maracaná: Una de las basílicas del fútbol, lugar donde Brasil perdió su primera final contra Uruguay en el 54, estadio que vio o Rei Pele anotar su gol 1000. Inmenso OVNI circular de concreto, el Maracaná podía, en sus mejores días, albergar mas de 100 000 torcedores. Recientes renovaciones le han restado capacidad, pero sigue siendo ‘o mais grande do mundo’.

 

Partido Vasco da Gama – Botafogo: clásico carioca disputado en una noche gris y mojada. Los escasos 10 000 espectadores se hunden bajo el océano de solitarias sillas verdes, insultando desesperadamente los rivales que la verdad, en una distante conversación de sordo mudos. Los jugadores recorren incansablemente la inmensa cancha, sin lograr animar un aburrido partido sin goles : 0-0.

 

 

Pan de Azúcar: Uno de los Morros legendarios de la ciudad. Se yergue como un huevo gris de la pequeña península de Urca. Según cuentan, el nombre Tupí Guarani de la colina sonaba parecido a paodeasucar y su forma recordaba los ingenios de caña…Un teleférico de película (para los fans de 007) transporta los turistas por un envidiable panorama: la Bahía de Guanabara, iluminada, como una sensual boca de extiende. Sin duda, Río de Janeiro es la ciudad más bella del mundo.

 

 

Catedral Metropolitana: Moderno edificio de concreto gris odiado por la mayoría de los cariocas. Su forma trapezoidal apela a las milenarias pirámides mayas ( humilde interpretación personal). Rodeado por un horrible parqueadero, 4 RS la hora, verdad que no se ayuda, pero el interior redondo, el inalcanzable techo, la simple decorado imprimen una serena protección, absorben, elevan la mente.

 

 

Concierto de Nei Lopes: Viejo sambista, camisa azul de flores, traje blanco inmaculado, zapatos de cuero salvaje y un elegante Panamá tapándole las canas, pinta de malandro carioca(vivo, guapo). Concierto que flirtea con la Bosa, el Jazz Latino, de una alegre frescura tropical. El tema: canciones sobre el dinero, repertorio popular donde los compositores citados se inspiran del diario vivir de sus compatriotas. Muito Bom...

 

Mangueira: Una de las mas famosas escuelas de Samba, verde y rosa, situada a la entrada de una miserable favela epónima.

 

Pequeña introducción: la Samba es algo muy serio en Río, organizada como pocas cosas en la ciudad. Como en el fútbol, las escuelas se dividen en dos categorías, 1ª y 2ª . El campeonato es corto, unos 7 días y 7 noches, pero de una locura intensa: el más que famoso carnaval carioca y su sambodromo, lugar donde jueces coronan campeón, determinan segundo, tercero, etc…El último de la Primera baja a Segunda. Como en cualquier deporte. Los ganadores embolsan centenares de miles de dolares, por lo que la preparación antes del fatídico mes de febrero es feroz e intensa. Los ensayos empiezan en agosto, cuando decenas de canciones compiten por ser el hit de la escuela. Para octubre, un feliz (y rico) compositor habrá ganado la exclusividad, habiendo paulatinamente eliminado toda la competencia.

 

La sede de Mangueira es un templo donde más de 8000 feligreses celebran el Dios Samba cada sábado por la noche. En un inmenso palco se asienta la batería: medio centenar de percusionistas baten todo tipo de tambores, redoblantes, pandeiras, bombos…Un eterno estruendo de tormenta tropical golpea los oídos. En otro balcón, los cantantes, viejos, mestizos o extravagantes se relevan en una maratónica competencia para que su canción siga en la lucha. Cada compositor viene con su club de fans profesional (nada es gratis en esta vida no joa), uniformados, con banderas, bombas de colores, cantando agrito el tema de su mestre. El ambiente roza la locura, la gente salta, corre, baila, abanicando velozmente los pies, torciendo las caderas, sonriendo de oreja a oreja.

 

Los jueces de la escuela evalúan las canciones, la letra, si pego, el ambiente, la originalidad…Distilan los resultados a la noche siguiente, no vaya ser que terminen peleando por una canción. Cosa seria!

 

 

El Cristo Redentor: No es necesario presentarlo, erguido a lo alto del Corcovado (700 mts-jorobado en port.) domina la ciudad, abrazando la bahía de Guanabara con sus enormes brazos. La Cidade Maravilhosa se extiende, como un tapete repleto de tesoros. Un funicular rojo, construido por los suizos (pa q vean) sube, pausadamente, entre la floresta de Tijuca, denso bosque tropical, hasta el Cristo, hito turístico mundial. Inevitable.

 

 

Problema con la mayoria de las fotos de Rio, espero que no se aburran demasiado con los textos solamente...se hace lo que se puede, lo siento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publié dans BRASIL

Commenter cet article

julian 27/10/2006 19:40

como pa que no diga que no se sigue hechandole oj0oo al blog, bueno soy yo pero, por lo menos estan los comentarios, y bueno me parece muy bueno su descripción de Rio, al parecer una diversidad fuerte que se mezcla con cierto estanding europeo, la cosa no debe ser nada mala, metropolis grandes con estatus como Buenos aires, que muestran que las capitales del norte, quito, lima o bog están en la mala. bueno por lo menos a nivel de planeación y de urbanismo estamos quedados, aqui todo es fragmentado no logramos hacer las cosas como tenemos...
enfin larga historia fallida y fragmentada, la de Bogotá, por lo menos