Sao Luis: Bang, bang, bang

Publié le par Nathan Jaccard

 Sao Luis de Maranhao, pequeña ciudad patrimonio de la UNESCO, se situa a la desembocadura de tres rios, Pindare, Itapicare y Anil. Fundado por los franceses, Sao Luis vivio una historia violenta, de batalla en batalla fue pasando a manos lusitanas. La ciudad vieja o ‘projeto revivir’ se alza sobre una colina que se clava tranquilamente en el Atlantico. Las calles empedradas transitan entre viejas mansiones coloniales restauradas, antiguos palacetes de ricos fazendeiros del azucar y el algodon, placitas que duermen bajo la sombra de enormes arboles de mango y un sinnumero de iglesias. Sao Luis se distingue sobretodo por sus azulejos, placas de ceramica con diseños geometricos que recubren los edificios locales. Los azulejos, fabricados exclusivamente en Portugal, aislan las casas del calor tropical y las viste de una sobria capa azzura.

Las noches de viernes el Porojeto Revivir es el epicentro de la fiesta, cientos de personas deambulan cerveza en mano escuchando los grupos que tocan en las plazas.

-Tambores creoles: Musica muy africana, cuatro tambores de distintos tamaños rugen a un ritmo acelerado. Esbeltas mulatas, de todas las edades, giran al compas del tambor, haciendo flotar con gracia las largas faldas de flores que llevan.

-Pagode: estilo musical que se asemeja a la samba, con un ritmo mas lento y un ambiente informal. Seis o siete musicos, con pequeñas guitarras, violao (guitarra de siete cuerdas), pandeira y percusiones hacen vibrar la multitud, que los ayuda con los coros y tragos de cachaza.

Al norte de la ciudad, frente a modernos suburbios de clase alta, se extiende una interminable playa gris, Calhau, donde los locales toman cerveza, jogan futebol, jogan futebol, jogan futebol...

 

Publié dans BRASIL

Commenter cet article